real estate

El sector inmobiliario y el Real Estate se encuentran en una situación de constante cambio.

Gracias a la innovación de mercados y la adaptación de la tecnología en esta industria, la comercialización y las estrategias de venta más tradicionales han quedado fuera de juego.

Debemos pensar que el marketing inmobiliario se basa siempre en las necesidades y preferencias de nuestros clientes. Por eso, con la llegada de los conocidos Millennials, aquellos nacidos en la década de las 80 y principios de los 90, promotoras e inmobiliarias han tenido que modificar su dinámica y enfocarla a la innovación tecnológica. 

real estate

Pues bien, el tiempo pasa mucho más rápido de lo que pensamos y no podemos volver a cometer el mismo error de anclarnos en él. Los Millennials llevan siendo, durante años, los compradores activos del sector inmobiliario y esto está empezando a cambiar para dejar paso a la Generación Z. Si queremos ir más allá y plantear el futuro de nuestro negocio debemos centrarnos en una nueva generación: los Alpha. 

La Generación Alpha comprende a aquellos nacido del 2010 al 2024, es decir, los niños de 10 años. Aunque pueda parecer que nos apresuramos demasiado, esta generación impactará fuertemente en el consumo de productos a nivel global, ya que es lo que han aprendido por sus antecesores que generaban compras de forma dinámica.

Los Alpha han nacido con la tecnología debajo del brazo; es la primera generación que maneja la tecnología de forma innata, tienen mucho potencial ante las relaciones sociales y el acceso de la información. 

Hemos pasado de aprender el funcionamiento de las redes sociales, conocer qué son los smartphones y utilizar los ordenadores a que la nueva generación crezcan con ese conocimiento.

Desde pequeños se exponen a pantallas, para leer o aprender sonidos, tienen mucha facilidad para acceder a la información que nos rodea y conviven con los medios digitales. Por lo tanto, son consumidores con alto nivel educativo en el ámbito tecnológico pero, a la vez, tienden a una baja capacidad de atención. 

Por este motivo, es necesario que las empresas inmobiliarias y otras marcas generen más contenido enfocado a este nicho de mercado, es decir, un marketing inmobiliario que se caracterice por atrapar la atención y provocar respuesta en un tiempo reducido.

Tenemos que ser conscientes que con este target acostumbrados al cambio, lo que hará que la fidelización por nuestra empresa sea un reto, ya que sus opciones varían constantemente. Debemos prepararnos para potenciar nuestra innovación inmobiliaria de manera rápida y flexible.

No valdrán las ventas tradicionales, sino que la comercialización inmobiliaria deberá ser dinámica y viral. Aumentará la personalización de las viviendas y nos tendremos que adaptar a las nuevas formas de trabajar así como generar experiencias de compra.

En el Real Estate, este giro se conseguirá si promotoras e inmobiliarias apuestan por nuevas estrategias de marketing basadas en tecnología, como la realidad virtual, la renderización 3D o el vídeo como herramienta básica.

La generación Alpha no entiende de fronteras, tienen un alto poder de interacción social y esto debe verse reflejado en un futuro en el sector inmobiliario. De hecho, ya hoy en día conocemos espacios de trabajo o viviendas donde se incentiva la comunicación social como son los coworkings o los colivings.

Por lo tanto, el sector inmobiliario debe planear futuros proyectos de nicho, la digitalización y la comunicación adecuada para el marcado inmobiliario. Debemos llamar la atención de los nuevos clientes y generar experiencias de manera constante.

Si quieres conocer un poco más sobre Lobo Studio te invito a que veas nuestro portfolio

También puedes seguirnos en nuestro canal de Youtube con las últimas novedades sobre arquitectura, interiorismo y tecnología.