estilos de decoracion

3 ÚLTIMOS ESTILOS DE DECORACIÓN QUE HAN VENIDO PARA QUEDARSE

El mundo del interiorismo y la decoración de interiores nos traen infinitas posibilidades, estilos y novedades a medida que cambiamos de estación. Es una continua evolución de los espacios.

Por eso, nos gusta estar a la última de las tendencias que los diseñadores y los profesionales nos traen cada temporada. Pero como bien sabréis, nada está escrito y todo es permisible.

En la decoración y el diseño de interiores existe libertad y debemos innovar, arriesgar y crear espacios que relejen personalidad, que hablen de nosotros y sobretodo, que nosotros nos sintamos a gusto.

Así que hoy, os vamos a hablar de 3 estilos decorativos que nacen de la combinación de dos o más fusiones y que emanan mucho carácter. Aunque alguno de estos estilos te resulte familiar, todos ellos van a ganar relevancia esta otoño, por sus ambientes cálidos y acogedores.

Estos tres estilos son el granmillennial, el frenchcandinavo y el noretnico. Puede que por sus nombre ya te puedas hacer una idea qué mezclas hacen cada uno de ellos, pero si los quieres conocer en profundidad, acompáñanos. Puede que acabes de encontrar el estilo que más va contigo. 

GRANDMILLENNIAL

Como todo lo relacionado con la moda y las tendencias: lo antiguo siempre vuelve. Y está es la principal característica de este nuevo estilo que se alza por todo lo alto entre los treintañeros.

Cansados de la sobriedad del minimalismo, traen a la actualidad el recuerdo de la casa de nuestras abuelas. Así es. El estilo grandmillennial o granny chic, como su nombre indica, es la combinación de estilos de dos generaciones o más bien, la recuperación del estilo pasado de la época de nuestros mayores con notas más actuales de hoy en día.

Como sabéis, hay quienes encuentran el estilo minimal demasiado frío, sus líneas limpias y rectas junto la combinación de mobiliario sencillo y colores sobrios resulta demasiado impersonal o rígido. Por eso, el grandmillenial nace en contraposición para aportar carácter, alegría y sobretodo, nostalgia y recuerdos a nuestros hogares. 

Uno de los puntos clave de los ambientes grandmillennial es llenar los espacios con flores, en todas sus modalidades. Ya sea en estampados, papeles pintados, en floreros, adornos o cuadros. Son imprescindibles. Como también lo son los tapizados con aspecto rústico y los estampados vegetales o de animal. 

Si quieres traer a tu salón la esencia de la casa de tu abuela, no pueden faltar los muebles de mimbre, aunque eso sí, lo importante es que sean piezas antiguas, no se vale añadir piezas innovadoras. También puedes recuperar alfombras coloridas, mantas de ganchillo o marcos dorados con ese toque vintage. 

En los dormitorios, reinan los papeles pintados en paredes con estampados llamativos. ¿Recuerdas los edredones y las colchas que vestían las camas de nuestras abuelas? Pues sí, estás pensando bien. Vuelven los volantes y el punto de cruz. Para los cabeceros, puedes optar por los tapizados o bien, los de madera. Pero si quieres incluir el accesorio más representativo no puedes dejar de lado una lámpara de techo con ventilador.

No podemos olvidarnos de las cocinas y los baños. Y es que el estilo grandmillennial sirve para todas las estancias de nuestro hogar. Si hay un lugar al que nos trasladamos cuando éramos pequeños es a la cocina. Muebles repletos de decoración o vajillas de porcelana. Aunque no quieras recargar tanto el espacio, puedes añadir algún accesorio de cocina, como una báscula o frascos con especies para tenerlos a la vista.

Por último, puede que quieras darle un toque granny chic a tu baño o al recibidor. Para ello te recomendamos los zócalos de madera a media altura, los pavimentos con motivos florales o el mobiliario con detalles rústicos.

Es cierto que el estilo grandmillennial tiene mucho carácter y necesitas ser muy atrevido para darle rienda suelta a esta tendencia en tu hogar. Seguramente sea ese estilo decorativo que odias o te encanta. Pero puedes empezar añadiendo algunos motivos sin sobrecargar el ambiente. Otro de los trucos que te aconsejamos es utilizar el blanco para aliviar el espacio. De esta manera crearás un contraste entre el blanco minimalista y la decoración clásica. 

FRENCHCANDINAVO

Cuando damos la bienvenida a una nueva estación, también lo hacemos a las novedades y las tendencias que traen con ella. Por eso este otoño vas a oír mucho sobre el estilo frenchcandinavo.

Como podrás imaginar, tiene una gran relación con el país francés y el conocido estilo escandinavo. Y es que este nuevo estilo nace en la ciudad de París y se fusiona con el diseño nórdico. Se trata de una combinación del carácter vintage, la elegancia y la clase parisina que se combina con los detalles nórdicos, los cuales aportan funcionalidad y luz al espacio.

De esta manera, nos encontramos con ambientes decorativos donde prima la luz natural, el blanco y la madera acompañado con detalles clásicos, como flores o espejos. 

Una de las claves es el uso del blanco. Este color está presente por todas partes: muebles, sofás, paredes y techos, puertas y ventanas. Y es que además de estar muy presente en el estilo nórdico, es sin duda el color ideal para aportar luz y claridad al espacio.

Se busca que la luz natural invada todo el ambiente. De esta manera, además de dar uso al blanco, puertas y ventanas tienden a ser de grandes dimensiones y sin persianas ni cortinas, o con tejidos ligeros, para no obstaculizar el paso de luz natural. 

Otro de los elementos que debemos tener en cuenta para crear espacios frenchcandinavos es la madera. A poder ser natural y si es en blanco, mejor. Se trata de conseguir muebles con ese toque rústico y característico que aporta calidez y naturalidad. Además no sólo la madera es protagonista en el mobiliario, también en los suelos, puertas y ventanas. Así conseguimos generar espacios acogedores y auténticos. 

Por lo que hace al aspecto decorativo, la parte francesa tiene mucha relevancia. Los espejos se convierten en un imprescindible, ya sea en una composición de varias piezas o bien, una única de grandes dimensiones. De esta forma, el espacio y la luz se multiplican.

Algunos también vienen adornados con marcos dorados con toques vintages. Otro de detalle decorativo que no puede faltar son las flores, o más bien los ramos de flores. Además de aportar frescura y color también tiene propiedades anímicas. Los hogares frenchcandinavos respiran vida, pueden parecer caóticos por la abundancia de elementos decorativos, pero siempre mantienen un orden. Así que no tengas miedo de llenar tu casa de libros, velas fotos y, sobretodo, de arte, muy característico del estilo parisino. 

Si tu salón tiene la posibilidad de incluir una chimenea en tu salón estás de suerte. No intentes ocultarla si quieres que tu hogar de sea frenchcandinavo, sobretodo si tiene mucha personalidad y está hecha de algún material característico, como el metal o la piedra natural.

Esta tendencia está muy acorde al otoño o el invierno, por su look acogedor y cálido. Además se dice que el estilo frenchcandinavo es ideal para esos hogares que rebosan felicidad. Así que ya sabes, si estás dispuesto a convertir tu casa en un espacio acogedor, lleno de luz y felicidad el frenchcandinavo te va a encantar.

NORETNIC

Por último, os traemos uno de los estilos que más adeptos creemos que va a tener. Os presentamos el noretnic, una fusión entre el estilo nórdico y la decoración étnica. Como sabéis, el diseño de interiores nos presenta tendencias que nosotros podemos combinar y crear nuestro propio estilo. Pero no todo vale.

Hay que saber encontrar la mezcla perfecta. Y eso es lo que ocurre entre estos dos estilos. El blanco, el mobiliario sencillo de madera y la luz del nórdico combinan a la perfección con los detalles alegres, cálidos y con toques rústicos que aporta el estilo étnico. Así nace el Noretnic. Con esta tendencia, conseguimos espacios funcionales, neutros y luminosos y, a la vez, confortables gracias a elementos de madera, fibras naturales y étnicos.

Para el salón te aconsejamos buscar la funcionalidad en los elementos principales, como los sofás o las mesas, las cuales destacan por el uso de la madera y el diseño limpio. Utiliza elementos bohemios que tengas un aire sofisticado y colores más calmados, como asientos de piel o fibras, decoración de mimbre o estampados geométricos.

Si quieres seguir con el mismo estilo en el dormitorio, no pierdas de vista cual es el objetivo de esta estancia. Valora el descanso y la desconexión. Así que lo mejor es optar por tonalidades claras, como pasteles, tierra o blancos. Elige mobiliario de madera con un toque rústico y decoración con aire africano o colonial. 

En cocinas y baños, el noretnic también gana mucha importancia. En ambos espacios podemos elegir el pavimento o revestimiento hidráulicos para suelos y paredes.

Lo único que debes tener en cuenta es elegir un estilo sencillo, simétrico y de tonalidades neutras. En las cocinas podemos añadir menaje de barro o cestas de mimbre y ratán. En cuanto a los baños, destacan los lavabos de piedra y los muebles coloniales.

Y hasta aquí estos tres originales y novedosos estilos. Nos encantaría saber qué te han parecido. ¿Te atreverías a arriesgar con alguno de ellos? 

Para ver nuestros trabajos puedes ver nuestro Portfolio o seguirnos en instagram.